No quieras Imprimir
Poesía

 

     No quieras venir conmigo,

     no quieras, amiga mía.

     Que hay un milagro en tu sangre

     pero mi sangre está fría.

     Que tú velas y yo duermo;

     tú, flor; yo, tierra baldía.

     Yo respiro aire de noche.

     Tú, brisa de mediodía.

     Cuando tú sueñas, yo pienso.

     Yo soy rémora y tú guía.

     No quieras venir conmigo,

     no quieras, ¡amada mía!

 

(1958; en La luz y la sombra, 1965)